Connect with us

Central A1Toque

El “Pirulazo” que desató el Carnaval Auriazul

En un nuevo aniversario histórico, la Agrupación Ultra Canalla que deja todo de lado por Rosario Central, dejó su sello.

Published

on

El pasado sábado veintinueve de agosto no fue una fecha más para los hinchas canallas ya que se cumplieron quince años del último clásico jugado a nivel internacional en el que Rosario Central ganó la serie con gol de Germán “Pirulo” Rivarola dejando en el camino a su eterno rival.

Este imborrable recuerdo, fue motivo para que los integrantes de la Agrupación Carnaval Auriazul, fiel a su costumbre y creatividad, saquen a relucir todo el folklore del fútbol en estas épocas donde la pelota, está detenida por la pandemia.

Por un lado, diseñaron unas remeras alusivas al “Pirulazo” con una edición limitada a un costo accesible para que toda la canallada pueda adquirirla.

Con todos los talles a disposición, los hinchas realizaban su pedido a través de las redes sociales de la agrupación y sus integrantes hacían los envíos sin cargo en cualquier punto de la ciudad utilizando motos, bicicletas y demás medios de transportes para entregarlas a domicilio.

Somos la Ciudad, es el nombre de la marca propia de la indumentaria de la agrupación y con ese emprendimiento se autogestionan y realizan todas sus actividades en beneficio de poner el color en cada partido que se juega en el gigante.

Desde Carnaval Auriazul destacan lo siguiente: “Como siempre hemos dicho, todo lo que juntamos con este tipo de movidas es para seguir engrandeciendo a Central desde la tribuna y desde la calle, básicamente desde el lugar que nos toca”.

Por otro lado, aprovechando la efeméride, utilizaron de manera ingeniosa la cuenta de tweeter de la agrupación e invitaron a todos los canallas a revivir el partido mediante el link correspondiente a la misma hora en la que se disputó el recordado encuentro con un imperdible minuto a minuto.

UNA DÉCADA DE CARNAVAL

La agrupación Carnaval Auriazul se formó hace diez años y es integrada por muchísimos hinchas de los cuales su único interés, es brindarse al ciento por ciento en todo lo relacionado al folklore, al color y al calor de cada una de las previas de los partidos como así también en muchísimas actividades ligadas a la vida social del club bajo el lema “La fiesta la hacemos entre todos”.

Desde sus inicios, han organizado y participado en diferentes actividades y festejos como el día del amigo canalla, día del niño, torneos de fútbol para hinchas, fechas históricas, actividades benéficas y solidarias, juntada de papeles, viajes, pintadas, etcétera con el objetivo de ver un Central cada día más grande.

El pasado diciembre y con motivo del 130 aniversario de la institución, decidieron celebrarlo de una forma particular. Cada barrio tuvo en su esquina tradicional un pasacalle con el respectivo nombre y la mención del cumpleaños centralista.

Porque somos el pueblo, somos la fiesta y el carnaval. Somos una hinchada diferente que no distingue de sociedades ni clases. Porque estamos en cada barrio, en cada rincón de la ciudad. Central es la calle. Central es el barrio. De norte a sur, de este a oeste, de punta a punta, desde 1889… Somos la Ciudad.

Hoy y siempre… ¡Aguante Central!

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Central A1Toque

La incómoda situación financiera de Rosario Central

Aún sin fecha concreta del inicio del torneo local, la institución canalla atraviesa un pésimo momento económico.

Published

on

La pelota sigue sin rodar y la crisis económica de los clubes por falta de ingresos es cada día más preocupante para los socios e hinchas. Si bien es cierto que a causa de la pandemia, los problemas financieros se profundizaron, hay que decir que por el lado de Rosario Central dichos inconvenientes vienen de mucho tiempo antes.

A comienzos del mes pasado, los registros del BCRA indicaron que el club tiene más de 133 cheques rechazados por una suma que supera los 113 millones de pesos ubicándose segundo en el indeseable podio detrás de San Lorenzo de Almagro.

Además, la deuda con el Banco Municipal (uno de los principales financistas), se incrementó en un 30% desde el inicio del año 2020.

Los dirigentes salieron a tratar de explicar la situación y el principal argumento que esgrimieron fue la pandemia. La excusa pierde fuerza y credibilidad cuando desde el BCRA informan que los primeros cheques fueron rechazados en el mes de julio del 2019 aunque el pico de emisión se dio entre marzo y abril del corriente año y cuando el tesorero, Adrián Raguza, manifestó “no tener los números exactos de la deuda”.

El presidente, Rodolfo Dipollina, dijo que “Central es un club vendedor y que los últimos libros de pases fueron deficitarios pero que todo se arreglara cuando se pueda vender a algunos futbolistas”.

Uno de los montos superiores de toda la deuda, tiene origen el los pases impagos por varios jugadores al club Unión de Santa Fe. Dicha suma ronda los 900.000 dólares y si bien en las últimas semanas Central realizó algunas transferencias, no se llegó a cubrir ni el 10% de la deuda total. Por esa razón y por las palabras emitidas por Dipollina al pretender saldar la deuda en futuros libros de pases, es que desde Santa Fe empezaron a evaluar la posibilidad de inhibir al club rosarino.

A todas estas dificultades económicas y a la mala gestión de los recursos, hay que agregarle que bajó considerablemente el ingreso por cuota societaria, que no se pudo actualizar el valor de las mismas, que la venta de abonos fue casi nula por no haber competencias y que se estima un aproximado de medio millón de dólares que no ingresaron desde algunos sponsors aunque todo lo detallado se irá recuperando paulatinamente cuando regrese el fútbol. 

Los hinchas de Central exigen transparencia y conocer el verdadero estado en el que se encuentra la institución, algo que los dirigentes deberían haber comunicado hace tiempo.

Continue Reading

Central A1Toque

Hace 75 años nacía una leyenda de Rosario Central: Aldo Pedro Poy

El 14 de septiembre de 1945, en Arroyito, llegaba al mundo quien luego sería uno de los máximos ídolos en la historia del club.

Published

on

Un día como hoy, pero hace 75 años, nacía este crack del fútbol argentino, a tan sólo unas cuadras del estadio que lo adoraría en su carrera, el Gigante de Arroyito.

En 1965, debutó en la Primera División del Canalla, donde en un principio fue muy cuestionado, a tal punto de estar a un paso de irse a Club Atlético Los Andes, que en ese entonces militaba en la máxima categoría del fútbol argentino. Lo que impidió que se vaya fue su enorme amor por el club ya que él expresó sus ganas de quedarse en la reunión que tuvo con los dirigentes de ambos equipos.

Y menos mal que se quedó. En 1971, obtuvo el Campeonato Nacional, en donde marcó su gol más famoso: «La Palomita» ante su eterno rival, Newell’s. En 1973, solamente dos años después, el gran delantero logró repetir el título doméstico para la institución auriazul.

El vuelo inmortal

 Dos temporadas más tarde, después de una lesión y de una operación que nunca logró recuperar al 100%, Poy decidió colgar los botines, tras jugar 313 partidos con la camiseta amarilla y azul y marcar 67 goles. En la Selección Argentina disputó dos encuentros, uno ante Bolivia por las Eliminatorias y un amistoso ante Holanda, y fue convocado para el Mundial de Alemania 1974 (no disputó ningún encuentro)

Fuente: Depo.com

Continue Reading

Central A1Toque

Embajadores auriazules: un mexicano loco por Central

Roberto conoció al club en la Libertadores 2001 y hoy es autentico “evangelizador” en tierras aztecas.

Published

on

Muchas veces suele decirse que hay personas nacidas en el lugar equivocado. Que pertenecen a determinada área geográfica, pero que su esencia quizás está en otra parte del planeta. Un buen ejemplo de esta teoría, podría ser la historia de Roberto Guardado, un hincha Canalla oriundo de San Luís de Potosí, México.

Roberto conoció a Central en el año 2001, cuando por aquella histórica semifinal de la Copa Libertadores, nuestro Club visitó el país azteca para enfrentarse a Cruz Azul. En ese momento notó que había algo diferente en ese equipo, que empezó a llamar poderosamente su atención.

Pero eso no fue lo único. Hace 14 años, el club de su ciudad (que llevaba una camiseta azul y amarilla a rayas justamente) recibió a un emblema de nuestra Institución y eso aceleró el vínculo de pasión de Roberto para con el Canalla. “Yo soy hincha fanático del San Luis de México, el club San Luis auriazul, el que cual en esta fecha ya no existe en mi estado. En 2016 llegó (al equipo mencionado) Eduardo Coudet y desde que lo vi supe que era un tipo diferente, en la manera de entrenar, con sus gritos al viento que le daba al equipo, su locura. A partir de allí, empecé a averiguar aún más de Central, conocer a amigos a través de las redes”, expresó.

Pese a estos dos sucesos puntuales, el Canalla mexicano nos aclara con mucho sentimiento que “si alguien me pregunta en qué momento me enamoré de Central, sinceramente no lo sé, solamente sé que hoy es mi vida y que he hecho muchas cosas locas e inimaginables en mi vida que me dieron mucha alegría”.

Hechizado por Central, llegó a armar hasta su propio “museo” de camisetas auriazules. Luego, decidió empezar a compartir su locura Canalla a lo largo y ancho de México, encontrándose en el camino con muchos mexicanos auriazules que lo han ido ayudando a evangelizar tierras aztecas. Esto incluyo la creación de equipos deportivos recreativos, de una escuelita de fútbol, una filial y desde luego, remeras y artículos para difundir nuestros colores de alguna manera o de otra.

Empezamos a hacer playeras, equipos y no fui el único que evangelizó, hay más hinchas de Central con los que pude hacer amistad en San Luis de Potosí y en otros estados como Puebla, Monterrey, Querétaro, ciudad Juárez, Veracruz. En esos lugares siempre hay alguien representativo que se identifica con Central. Empezamos creando una página llamada Rosario Central México, luego la filial Chacho Coudet, hicimos equipos de fútbol a los que le pusimos la playera y hoy existe Rosario Central Potosí”, explicó.

Como parte del legado Canalla que intenta dejar en su país, detalló: “Cada año hay un campamento en el que se inscriben chicos, a los que les enseñamos técnicas y métodos para jugar al fútbol. A través de eso logramos crear la escuelita de fútbol llamada Un Mundo Auriazul”.

Por la forma en que se expresa, Roberto, pese a haber nacido en San Luis de Potosí, parece un Canalla criado en el barrio de Arroyito. Y pese a que está a más de 9000 kilómetros de nuestra ciudad, su alma parece estar definitivamente anclada en el Gigante.

Fuente: Carcoficial

Continue Reading

Trending