fbpx
Connect with us

Central A1Toque

Descuidados

La estructura de las divisiones inferiores tambalea por la falta de pago a los empleados. Hay preocupación y malestar.

Published

on

Rosario Central tuvo una época gloriosa y se insertó en los primeros planos del fútbol nacional a comienzos de la década del 70 siendo el primer club del interior del país en ganar un título.

Claro que esos grandes momentos desde el punto de vista deportivo, no fueron casualidad ni producto del azar.

Sobre fines de la década del 60, hubo una apuesta fuerte en las divisiones inferiores. La dirigencia de turno, encabezada por Adolfo Boerio, confió por aquel entonces en Miguel Ignomiriello para que coordine todo el fútbol formativo y su proyecto no solo fue revolucionario, sino que además sentó las bases para todo lo que vino después.

La primera división ganaba campeonatos con planteles formados casi en su totalidad con chicos de la cantera canalla. Participó de los torneos internacionales sumando prestigio y ni hablar de la cantidad de futbolistas de gran nivel que surgieron en las décadas siguientes manteniendo una misma filosofía. No en vano, se denominó “La Academia” por el nivel de formación que supo tener.

Por estos tiempos, la cosa cambió y para mal. Hace años que la estructura de divisiones inferiores no funciona correctamente. La danza de nombres en la coordinación y en los cuerpos técnicos, sumado a la ausencia de un proyecto que pertenezca al club claramente dista de todo lo que se gestó en aquella época.

Los dirigentes, al ser cortoplacistas y vivir en la urgencia de la primera división, dejaron de mirar para abajo en todo aspecto y los resultados quedan evidenciados.

En la actualidad, mientras esperamos a algún refuerzo en la defensa, se incorporó Yacob y nos enteramos de la grave lesión de Francesco Lo Celso en el amistoso que los del kily ganaron por 2 a 1 con goles de Marco Ruben, los trabajadores del área de formación de nuestras inferiores, la están pasando muy mal.

Llevan casi dos meses de atraso en el cobro de sus haberes y aún no percibieron el SAC correspondiente a diciembre 2021.

El clima en esa área vital del club no es el mejor y ningún dirigente ni allegado se acercó a “poner la cara” luego de algunas promesas de pago incumplidas.

Una lástima que estas cosas sucedan ya que dentro de ese grupo de trabajadores conformado por técnicos, preparadores físicos, médicos, kinesiólogos, psicólogos, nutricionistas, analistas, utileros y auxiliares, la gran mayoría son hinchas del club y por el amor que tienen, han aguantado uso y abuso.

Ojalá algún día se repita esa comunión, ese apoyo y ese convencimiento dirigencial que supo tener Central en épocas pasadas, para que las áreas vitales del club como lo son las formativas, desde el infantil hasta la cuarta división, vuelvan a ser una verdadera Academia.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending