Connect with us

Central A1Toque

El tiburón y el juez, lo morfaron otra vez

Una nueva derrota sufrió el equipo dirigido por el Kily González. En condición de local, no perdía desde hace mucho tiempo. Hubo polémica.

Published

on

En un partido discreto correspondiente a la fecha 4 del torneo de la Liga Profesional, Central perdió 2 a 1 con Aldosivi en el Gigante. Poco más de ocho meses tuvieron que pasar para volver a ser derrotados en casa. El último equipo en irse victorioso de Arroyito había sido River, finalizando el mes de noviembre del 2020. El arbitro Echenique, no sancionó un claro penal por mano dentro del área del defensor Coloccini que podría haber cambiado el rumbo del partido. “La verdad, es que rompe las pelotas que pasen estas cosas”, declaró muy caliente el DT canalla.

El intento de rotar algunos futbolistas no salió del todo bien. Claro está que los resultados mandan en esto y desde ese aspecto, fue negativo. Pero también, la idea era preservar a algunos habituales titulares poniendo foco en lo físico para regular el desgaste y ahí, el análisis puede ser algo más positivo ya que, a excepción de Zabala que debió ingresar prematuramente a los 28 minutos del primer tiempo en lugar de Gamba porque se resintió de su lesión muscular, Luciano Ferreyra y Luca Martínez Dupuy jugaron escasos minutos sobre el tramo final del partido y no aportaron demasiado para cambiar la ecuación. Facundo Almada, no ingresó. Estos, fueron los cuatro nombres a los que les tocó la obligada rotación. Veremos a quiénes decide preservar el técnico el partido que viene.

En el primer tiempo, Central tuvo la iniciativa de ir a buscar el partido y generó algunas chances claras. Lo tuvieron Gamba primero y Marinelli después, pero en ambas ocasiones respondió muy bien el arquero rival. Pasados los 40 minutos, el tiburón se animó y elaboró una gran jugada colectiva por el sector derecho y, ante el yerro de Cauteruccio, apareció el juvenil Lodico para abrir el marcador. Sobre el final de la etapa inicial, tuvo otra opción clara el equipo visitante pero respondió muy bien el arquero Romero. Así se fueron al descanso rosarinos y marplatenses.

La segunda etapa tuvo al equipo de Fernando Gago dispuesto a contragolpear mientras que Central, con Vecchio como conductor pero con muchas intermitencias, buscaba los caminos para llegar a la igualdad haciendo el mayor desgaste. El potente delantero Milton Caraglio está para finalizar la jugada y se lo nota demasiado estático. Luchó con los defensores rivales pero no puede generarse él mismo las opciones de gol, necesita que lo abastezcan, sobre todo, por vía aérea y eso no sucedió. Los minutos transcurrían y cada vez costaba más. Emmanuel Ojeda, uno de los puntos más altos del partido, piso la zona de gol y tras su centro, la pelota dio claramente en la mano de Coloccini dentro del área y el árbitro, explicando lo inexplicable, marcó tiro de esquina. La impotencia se apoderó de los canallas y en una contra apareció otra vez Lodico, que con una jugada individual y algo de fortuna, convirtió el segundo para Aldosivi. En la última del partido, tras una pelota parada, Gastón Ávila logró conectar de cabeza para señalar el descuento convirtiendo su primer gol en la primera división de Rosario Central.

Son muchas las adversidades con las que está lidiando el Kily y sus muchachos y todo se hace cuesta arriba. Si bien él tiene su responsabilidad, ya que en su momento aceptó el cargo teniendo un plantel colmado de juveniles a los que había que fortalecer y sabiendo que la economía del club era (y sigue siendo) complicada, asumió el riesgo y en gran parte de su proceso fue cuestionado a tal punto que caminó por la cuerda floja en varias ocasiones y hasta tuvo el ultimátum ante Banfield en el pasado torneo.

Luego, acomodó el equipo, aparecieron algunos resultados y la cosa parecía encarrilarse. Hasta el receso, la atmósfera del mundo auriazul era otra y la ilusión por seguir el camino copero se acrecentó cuando se conoció que el rival de octavos era Táchira, que a priori era el más accesible.

Ante esa situación, el DT aprovechó el parate del fútbol local por la Copa América y luego de hacer un diagnostico solicitó refuerzos; es más, dijo claramente cuáles eran las zonas en las que el plantel no tenía recambio y le pidió a los dirigentes que debían hacer el esfuerzo pensando en todo lo que se jugaba en este semestre, fundamentalmente la Copa Sudamericana.

Lamentablemente, no se llevaron a cabo las gestiones necesarias, hubo muchos nombres que sonaron y que misteriosamente se cayeron, después llegaron otros que no eran prioritarios y cada uno de ellos con su problemática y hoy la realidad marca que no se puede afrontar ambas competencias con tantas limitaciones.

Tener 3 puntos sobre 12 en el torneo local da bronca pero aún se puede revertir. El sueño copero está intacto en los hinchas, la fe está puesta en los referentes del equipo, la confianza en los pibes y la esperanza en el cuerpo técnico. La gran mayoría de todos ellos se formaron en el club, son hinchas y ese es el plus que debe aflorar ante Bragantino. A los del palco oficial, les quedó enorme la conducción de nuestra institución.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *